RUTA DE LOS IMPRESIONISTAS I Toggle

Download PDF

DIA 1º PARÍS. Llegada a Paris y encuentro con el guía acompañante. Almuerzo. Por la tarde, visita panorámica de la ciudad, una de las más hermosas, ricas y notables del mundo, por sus monumentos, espléndidos edificios, magníficos museos y activísimo comercio. Pasaremos por los Campos Elíseos, la plaza de La Concordia, los grandes Bulevares, el Arco del Triunfo, la Torre Eiffel, construida por Eiffel para La Exposición Universal de 1889 en conmemoración del centenario de La Revolución Francesa y, hoy día, símbolo de la ciudad. Cena y alojamiento.

DIA 2º PARÍS. Desayuno. Por la mañana, visita al Museo Orsay. El Museo, situado en el corazón de París, frente al jardín de las Tullerías, era la antigua estación de tren de Orsay, un edificio construido para la Exposición universal de 1900. Así, de cierto modo el edificio es la primera “obra” de las colecciones del museo de Orsay, que presenta el arte de las últimas décadas, transcurridas entre 1848 y 1914. Veremos obras de Manet, Renoir, Matisse, Gauguin, Pissarro, Toulouse Lautrec, Van Gogh, Monet, etc. Almuerzo. Por la tarde, visita de Montmartre, uno de los barrios más encantadores y peculiares de París, situado en una colina de 130 metros de altura. Montmartre es conocido como “el barrio de los pintores” y sus pequeñas y empinadas callejuelas constituyen un entramado que incluye los más antiguos cabarets, como “Moulian Rouge”. Allí también se encuentra el famoso molino “Moulin de la Galette”, inmortalizado por Renoir en “Le bal au Moulin de la Galette”. El Molino sufrió cambios a lo largo de la historia; lo que en un principio fue para moler trigo y hacer la vendimia, se convirtió en sala de baile. En la actualidad está cerrado. En Montmartre destaca la Basílica del Sagrado Corazón, uno de los lugares sagrados más importantes de París. A mediados del siglo XIX, artistas como Camilla Pissarro comenzaron a habitar Montmartre. Hacia finales del siglo, Montmartre y su contrapartida en la orilla izquierda, Montparnasse se convirtieron en los principales centros artísticos de París. Artistas como Van Gogh, Henri Matisse, Rendir, Degas, Toulouse Lautrec, etc, trabajaron y crearon allí algunas de sus obras maestras. Cena y alojamiento.

DIA 3º PARÍS – Exc. GIVERNY y VERNON – AUVERS SUR OISE – PARIS. Desayuno. Salida para hacer una excursión a Giverny y Vernon. Giverny es famoso gracias a unos lienzos de Claude Monet que vivió aquí desde 1883 hasta su muerte en 1926. La presencia del pintor en Giverny atrajo a numerosos artistas de distintas nacionalidades que también contribuyeron a hacer de este lugar uno particularmente emblemático. Visita de la casa y jardín de Monet, con su mobiliario, sus “estampas japonesas” y sus porcelana. El jardín de agua, con el puente japonés, sus ninfeas, sus glicinas y sus azaleas, recrea la magia que tanto inspiró a Monet. Veremos también el Viejo Molino, en Vernon. Cerca de un puente, hay un curioso edificio colgado en equilibrio encima del agua. Se trata del Viejo Molino. Este lugar inspiró un lienzo de Claude Monet pintado desde su barco-taller, durante el año de su instalación en Giverny, en 1883. Cerca del Molino, bajo los árboles, se yerguen las 7 estatuas de bronce de un artista de Vernon instalado en Japón, estatuas que dan un toque moderno a este lugar antiguo. Almuerzo. Continuaremos hasta Auvers-Sur-Oise, lugar favorito de los impresionistas y donde Van Gogh pintó sus últimos 60 cuadros. Visitaremos la Catedral, monumento histórico desde 1915. El campanario tiene tres campanas, una de 1733 llamada Marie-Louise y las otras, de 1891, colocadas tras la muerte de Van Gogh y llamadas Adolphine-Caroline y Constance-Eugénie. Van Gogh inmortalizó esta iglesia en un cuadro que se expone en el Museo d’Orsay de París. Podremos visitar el cementerio, donde reposan los restos del genial pintor, el hostal Ravoux – Casa de Van Gogh. Es el único lugar habitado por el pintor que conserva todos sus elementos originales. El hostal conservan intacta su decoración del s. XIX y todo el encanto que atrajo a Van Gogh, lo que provoca a los visitantes un viaje al pasado. Visita del Castillo de Auvers, en el que se expone una colección permanente llamada “Viaje a la época de los Impresionistas” y que Van Gogh retrató en 1980 en su famoso cuadro “El Castillo de Auvers en la puesta de sol”. Regreso a París. Cena y alojamiento.

DIA 4º PARÍS – ROUEN – LE HAVRE – HONFLEUR – DEAUVILLE. Desayuno. Salida hacia Rouen, la capital del Impresionismo, en la que vivieron los más grandes pintores impresionistas. Monet, Gauguin, Pissarro o Sisley inmortalizaron muchos monumentos de esta bella ciudad. La insistente mirada de Claude Monet sobre la fachada de la catedral de Notre-Dame y la treintena de lienzos que pintó entre 1892 y 1894 con el mismo tema hacen de Rouen, la ciudad emblemática del arte impresionista. Visita del Museo de Bellas Artes, con una rica colección de obras impresionistas, esculturas, dibujos y objetos de arte de los siglos XVI a XXI. Se pu ede descubrir por ejemplo la magnífica colección impresionista (Monet, Renoir, Sisley…) y obras de David, Véronèse, Rubens, Caravaggio, Velázquez, Poussin, Géricault, Delacroix, Corot, Degas, Dufy, Modigliani, Duchamp-Villon. Salida hacia Le Havre, ciudad cuyo centro es el primer conjunto urbano europeo del siglo XX incluido en el Patrimonio Mundial por la UNESCO. El Havre fascina por su extraña belleza: reúne los atractivos de una ciudad activa y una arquitectura clásica, el dinamismo de un gran puerto europeo y el encanto de una ciudad costera. Entre los lugares de interés destacan el Museo du Priere, el Museo de Bellas Artes, la abadía Saint Sauveur, el museo de la escultura medieval, la iglesia de Notre Dame. Visita del Museo de Bellas Artes Malraux, que contienen la primera colección de impresionistas después de París. Podremos ver obras maestras de artistas como Monet, Pizarro, Renoir, Degas, Boudin, Manet, Guillaumin, Sisley, etc. Almuerzo. Salida hacia Honfleur. Este pueblo marítimo invita al descubrimiento de sus callejuelas pintorescas y sus casas antiguas. Poco afectada por el paso del tiempo, Honfleur ha sabido conservar las huellas de su rico pasado histórico convirtiéndose en una de las ciudades más visitadas de Francia. La fama internacional de Honfleur se debe, en parte, a la autenticidad y al encanto de sus callejuelas pavimentadas, de sus paredes de entramados, sus tiendas, sus hoteles con encanto y sus restaurantes típicos, pero también a la diversidad de sus monumentos y a la riqueza de su patrimonio cultural y artístico. Ciudad de los pintores y del impresionismo, Honfleur tiene además esa alma que la hace irresistible. Sobre el estuario del río Sena, las luces cambiantes de su cielo inspiraron a Courbet, Monet, Boudin y demás artistas. Destaca el Vieux Bassin, en el centro de la ciudad, y las casas estrechas y altas que lo rodean, la iglesia Sainte Catherine, construida con madera, la capilla Notre Dame de Grâce, testigo de las primeras exploraciones que marcaron los principios de la colonización de Canadá. Continuamos hasta Deauville. Traslado al hotel. Cena y alojamiento.

DIA 5º DEAUVILLE – PARÍS. Desayuno y salida hacia París. Almuerzo. Visita del Barrio Latino, que debe su nombre a los estudiantes de la Sorbona que habitaban en la zona en la Edad Media y hablaban en latín. El barrio siempre fue identificado con la vida bohemia y atrevida. Está en la orilla izquierda del Sena, junto a la Isla de la Cité. Posee zonas características, como la pequeña Plaza Saint Michel con la estatua de San Miguel dominando al dragón, la iglesia de Saint Séverin, de estilo gótico. Cena y alojamiento.

DIA 6º PARÍS – Exc. BARBIZON – CHARTRES Y VERSALLES. Desayuno. Salida para hacer una excursión a Barbizon, un pueblo encantador conocido por haber inspirado a muchos artistas del siglo XIX. En 1815, la influencia de los pintores paisajistas ingleses Constable y Turner, empuja a los artistas a dejar sus talleres para “pintar en el motivo”. Barbizon, situada entre llano y bosque, ofrece un marco ideal de descubrimientos. Así fue como la aldea se convirtió en unos de los lugares míticos del período preimpresionista en Francia, llamado “La Escuela de Barbizon”. Durante casi cincuenta años, entre 1825 y 1875, surge una nueva visión de la naturaleza, primero bajo el pincel de Corot, Daubigny, Jean-François Millet o Théodore Rousseau, hasta que una segunda generación, formada por Claude Monet, Auguste Renoir o Alfred Sisley, recogió el testigo. Fue en Chailly en Bière donde Monet pintó en la primavera de 1863 “Almuerzo sobre la hierba”, expuesto en el Museo de Orsay. Almuerzo. Salida hacia Chartres, ciudad del perfume, y Versalles. Visita de Chartres, ciudad de esplendor medieval, con su casco antiguo con calles y callejuelas bordeadas de casas antiguas, escaleras que descienden a la ciudad baja, etc. Visita de la Catedral, cuyas vidrieras de color azul, resplandecen captando todas las miradas. Continuación a Versalles. Visita del Palacio, prototipo de la arquitectura francesa clásica. Su origen se remonta hacia 1623, cuando Luis XIII mandó construir un pabellón de caza. El rey se sentía tan a gusto que ordenó la ampliación de aquel lugar, hoy conocido como el antiguo palacio. El palacio cuenta con salas espectaculares, como la Galería de los Espejos, el Salón de la Guerra, el Salón de la Paz, etc. La Capilla, el último edificio importante construido durante el reinado de Luis XIV, fue consagrada a San Luis. Regreso a París. Cena y alojamiento.

DIA 7º PARÍS. Desayuno. Por la mañana, visita del Museo de l’Orangerie, una galería de arte de pinturas impresionistas y postimpresionistas y de arte moderno de principios de siglo. Veremos obras como “Retrato de la señora Cézanne”, de Cézanne, “Les nymphéas” y “las nubes”, de Monet, “Mujer desnuda en un paisaje”, “Jeunes filles au piano” o “Baigneuse aux cheveux longs”, de Renoir, obras de Matisse, Sisley, Picasso, etc. Almuerzo. Tarde libre para seguir visitando la ciudad, subir a la Torre Eiffel, visitar la Catedral de Notre Dame etc. Cena y alojamiento.

DIA 8º PARÍS. Desayuno y FIN DEL VIAJE

Download PDF

Comments are closed.